06:01:30 Domingo, 16 Junio 2019

La pintoresca villa de Haría es conocida como el Valle de las Mil Palmeras y hace honor a su nombre, pues se encuentra en una bella y frondosa zona del norte de Lanzarote.

Rodeada por una mezcla de verdes campos y coloridos prados de flores silvestres, este tranquilo pueblo contrasta fuertemente con otras muchas partes de la isla. Sus estrechas calles y callejones están poblados de casas tradicionales y salpicados de los brillantes colores de las buganvillas y los geranios.

Asimismo, cuenta con la bella y sombreada Plaza León y Castillo, rodeada por casas históricas restauradas y más palmeras. Al fondo encontrará la Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación, que acoge un pequeño museo de arte sacro.

La idílica atmósfera de Haría ha atraído a muchos artistas, que han terminado asentándose en sus calles y a los que podrá ver trabajar en una gran variedad de tiendas de artesanías y galerías. No es de sorprender que el mismo César Manrique eligiera retirarse aquí, donde fue enterrado tras su muerte en 1992.

Mientras visite Haría quizá desee seguir la serpenteante carretera que rodea el Risco de Famara y que sube a la montaña para llegar finalmente al Mirador de Haría, un espectacular lugar a 5 km al sur del pueblo. Desde aquí podrá gozar de unas vistas inigualables de la villa, los altos acantilados de la costa noroeste, las Peñas del Chache (que con sus 670 m se convierte en la montaña más alta de la isla) y los pueblos de Tabayesco y Arrieta al este.