05:13:20 Martes, 12 Noviembre 2019

Lanzarote, la isla más al norte y junto con Fuerteventura la más oriental del Archipiélago Canario, está situada a unos 125 km del continente africano. Es la cuarta en tamaño y viven en ella unos 140.000 habitantes.

Es una isla de origen volcánico y cubierta en gran parte por malpaíses. Posee una larga y agitada historia de erupciones y a menudo se la ha llamado la “isla de los 1000 volcanes”, aunque es en realidad la menos montañosa de todas: el monte más alto es el de las Peñas del Chache, cerca del pueblo norteño de Haría y se alza 670 metros sobre el nivel del mar. El centro de Lanzarote es un paisaje lunar cubierto de macizos y llanuras, salpicado de pequeños cráteres, conos y formaciones rocosas irregulares.

A diferencia del resto de islas, aquí es donde se percibe mejor y con más viveza el poder de los volcanes durmientes. El increíble paisaje que vemos hoy en día fue en parte resultado de las colosales erupciones del Timanfaya, acaecidas entre 1730 y 1736, el mayor período de actividad y el más duradero conocido hasta ahora.

Dos tercios de la isla, incluyendo casi toda la zona sur, fue devastada y dio lugar a un malpaís negro y yermo de conos, cenizas y lava. Como es natural, la superficie de la isla creció merced a las lenguas de lava que iban a dar al mar.

La historia volcánica lanzaroteña se extiende mucho más atrás en el tiempo y se cree que algunos de los sedimentos más antiguos fueron expulsados hace 60 millones de años, cuando se produjo el temblor en las profundidades del océano con el que comenzó la formación de las islas. A partir de estas antiguas erupciones se formó Lanzarote. Las últimas, que duraron solo dos meses, tuvieron lugar en 1824.

Los paisajes de Lanzarote muestran claramente el inusual proceso volcánico que empezó con un solo y gigantesco cono que a su vez creó un número de conos más pequeños alrededor como salidas para gases y líquidos. La isla también presume de poseer unos increíbles tubos de lava: uno de ellos cuenta con 7,5 km y está considerado uno de los más largos de todo el mundo. Asimismo, hay enormes grutas que se formaron tras las explosiones de gas, aunque algunas se han venido abajo. Todas estas maravillas de la naturaleza las podrá ver durante sus vacaciones y Spain-Lanzarote le recomienda que no se pierda la fantástica Cueva de los Verdes y Los Jameos del Agua.

A pesar de que algunas erupciones acaecieron hace miles de años, el clima extremadamente seco y la erosión causada por los fuertes vientos explican el hecho de que grandes extensiones yermas de la isla aún no posean vegetación alguna.

Lanzarote también se extiende hasta el Archipiélago Chinijo, formado por la isla de La Graciosa y los islotes de Montaña Clara, Alegranza, Roque del Este y Roque del Oeste. Junto con la costa norte lanzaroteña, este conjunto de islas forma una Reserva Natural.

Hay que visitar esta asombrosa isla para poder disfrutarla en todo su esplendor. Es, sin duda, un mágico destino de vacaciones todo el año, gracias a su estupendo clima. Un cautivador paisaje, unas hermosas playas, unas límpidas aguas y unos hoteles de lujo... ¿a qué espera?