07:08:05 Jueves, 19 Septiembre 2019

En la bella y pintoresca Plaza de Las Palmas se encuentra la Iglesia de San Ginés, con una impresionante torre cuadrangular y una brillante cúpula blanca que domina la plaza y el casco antiguo.

Cuando se levantó en 1574 era una simple ermita, pero en 1798 se convirtió en iglesia parroquial dedicada al santo patrón de Arrecife. Construida según una atractiva combinación de negra piedra volcánica y muros albeados, esta iglesia de tres naves presenta un techo de maderas oscuras de estilo mudéjar, así como estatuas del barroco tardío de San Ginés y la Virgen del Rosario. Tras la pila bautismal hay un cuadro simbolista de Alberto Manrique que representa la fuente de la vida.

Durante el Corpus Christi, la iglesia y la plaza se convierten en el centro neurálgico de todas las actividades, así como durante la exuberante Fiesta de San Ginés (la semana del 25 de agosto) en la que las calles de la ciudad se llenan de vida y colorido.

En la pequeña Calle Libre, muy próxima a la iglesia, está el Mercado de Arrecife, donde encontrará frutas, verduras y especias. Además, hay un mercado de pescado justo enfrente.